Una de las mayores riquezas culturales de un país es, sin duda, su literatura. Y en Suiza, donde conviven el alemán, el francés, el italiano y el romanche, ese “tesoro” se multiplica por cuatro.

Porque son muchos los autores helvéticos que han utilizado su lengua materna para dejar una huella indeleble en la historia suiza, que recuperamos en este pequeño homenaje escrito.

Si empezamos por el alemán, nos encontramos con nombres imprescindibles como Jeremias Gotthelf, Gottfried Keller, Conrad Ferdinand Meyer o los más contemporáneos Friedrich Dürrenmatt y Max Frisch, autor de “Homo Faber”. Pero si hay un nombre que debemos destacar entre los autores en lengua germana es el de Johanna Spyri, autora de la mítica novela “Heidi”, traducida a más de cincuenta idiomas.

Si pasamos al francés, quien primero nos viene a la cabeza es el del escritor y filósofo ilustrado Jean-Jacques Rousseau, recordado por numerosas obras de importancia mundial y aún a día de hoy estudiadas como “El Contrato Social”. Además de otros nombres imprescindibles en la historia como Blaise Cendrars, Charles Ferdinand Ramuz, Maurice Chappaz, S. Corinna Bille o Alice Rivaz, debemos viajar al presente para reseñar al joven Joël Dicker, uno de los escritores más famosos del planeta con bestsellerS como “El libro de los Baltimore” o “La verdad sobre el caso Harry Quebert.”

De habla italiana destacan escritores como Francesco Chiesa, Piero Bianconi, o Giorgio Orelli (galardonado con el Premio Schiller, el reconocimiento literario más prestigioso de Suiza). También las “nuevas generaciones”, con nombres como Fabio Cheda, Gilberto Isella o Fabio Pusterla, valorado como uno de los mejores poetas de la literatura contemporánea en italiano.

Aunque no está tan extendida, también existe una literatura en romanche, de la que se tiene constancia desde el siglo XVI. A principios del siglo pasado, Caspar Decurtins consiguió, en una exhaustiva antología, reunir todas las obras literarias existentes en dicha lengua, en un título llamado Chrestomathia. Entre los escritores modernos podemos citar a Engadina Clà Biert, Surselva Gion Deplazes, Theo Candinas o la poetisa Luisa Famos. También se puede incluir en esta lista al cantautor Linard Bardill.

Y en esta lengua hay que hacer una mención especial a Arno Camenisch. Quien fuera en su día profesor del Colegio Suizo de Madrid, es ahora uno de los literatos más famosos de Suiza, utilizando, como decimos el romanche (y también el alemán) a la hora de transmitir sus relatos. De su obra cabe destacar la “Trilogía Alpina”, formada por “Sez Ner”, “Detrás de la Estación” y “Última ronda”. Sus textos han sido traducidos a más de veinte idiomas y ha aparecido en revistas de difusión mundial como Harper’s Magazine.

Suiza tiene, como vemos, una cultura literaria coral… que os animamos a descubrir, en el idioma que prefiráis.