Dentro del proceso educativo de los alumnos, el deporte debe ser un pilar fundamental para asegurarnos de que en su formación se incorporan hábitos de vida saludables que puedan mantener en el futuro.

Un aspecto que se toma muy en serio el Colegio Suizo de Madrid y que potencia de manera específica durante los horarios de recreo y en las clases de educación física. En este sentido, el Colegio ha adquirido una serie de aparatos deportivos que formarán parte del proyecto “escuela en movimiento” (‘bewegte Schule’).

Se trata de un innovador plan, con origen y desarrollo en Suiza, cuyo principal objetivo es precisamente combatir los efectos negativos del sedentarismo en la infancia y la adolescencia y crear un entorno activo y dinámico que favorezca la adopción de los mencionados hábitos de vida saludables.

Son muchos los colegios, tanto en el país helvético como en Alemania, que ya lo están aplicando en su día a día, y desde ahora también lo ha incorporado el CSM.

Esta “escuela en movimiento” fomenta un aprendizaje multisensorial y holísitico en todos los niveles y en todas las asignaturas. Los profesores incluyen durante la clase tareas que requieren movimiento o ejercicios específicos de coordinación para mejorar la concentración.

De cara a ponerlo en marcha de manera inmediata, el Colegio Suizo de Madrid ya cuenta por tanto con mesas de ping pong y “slacklines”, así como muchos otros juegos lúdicos. Un equipamiento que los alumnos podrán usar durante las pausas y las horas no lectivas, con las que activarse, practicar deporte… ¡y divertirse!